Archivo de la categoría: Sin categoría

Estar juntas es ser valientes.

Quiero hablar de comunidad.

Quiero hablar de mi mundo, de nuestro mundo.

El mundo que es de cada una de nosotras.
El mundo que compartimos.
El mundo que se mira de una perspectiva y el mundo que se mira de perspectivas compartidas.
El mundo común, el mundo individual, el mundo público, el mundo privado.
Generalmente hablo por nosotras, pero yo soy una. Una nada más, aunque siempre quiero compartir, quiero compartir siendo muy incapaz de tocar, de abrazar, de hacer cariños.
Miro desde mi punto de vista y soy empática a la vez, o soy conmovible, o soy compasiva.
¿Mirar desde arriba, desde abajo, del frente o desde atrás hace una diferencia?
¿Cuál posición es más válida para mirar?
¿Quién valida cuál posición es más válida para mirar?
Mirar al mundo. Mirarles a ustedes, mirarnos a nosotras, a nosotros.
A mí me gusta mirar.
Y también tengo miedo de que me miren.
Le temo al mundo, le temo al mundo cuando estoy sola.
Cuando soy yo y ellas y ellos.
Le temo al mundo.
El mundo que no soy yo, el mundo que no somos nosotras, el nosotras que no existimos.
Porque no hay nadie más alejado de un nosotras que yo.
Me gusta mucho compartir formas que me imagino que sirven para crear un nosotras, un nosotros. ¿Y yo?¿Soy parte también?¿Quién soy yo desde esta propuesta?¿Soy parte del nosotras que estamos creando desde las formas que me imaginé para hacerlo?¿O sigo siendo yo que comparte formas que se imagina para crear un nosotras…?¿Soy parte del pueblo donde vivo desde hace dos años?¿Que me digan güera, maestra, profa o licenciada me hace parte o hasta que me llamen por mi nombre?
Mi corazón es parte de mi cuerpo.
Yo no entiendo a mi corazón, lo escucho de vez en cuando.
Mis pulmones y mis riñones son parte de mi cuerpo.
Mi cuerpo es parte de mí.
Mi cerebro, mis nervios, mis uñas, mis pies,
son parte de mí, por eso los llamo míos.
O, yo soy parte de ese cuerpo. ¿Qué llegó antes, el cuerpo o yo?
¿Importa qué parte del todo llegó antes?¿La cronología nos legitima?
¿Yo, que vivo en el pueblo donde vivo soy menos del pueblo porque llegué después?
¿Qué me hace ser de donde soy?¿El tiempo?
¿De dónde soy?¿Soy de alguna parte?
Hoy quiero decir que lucho por un nosotras. Lucho. Algunas, algunos luchamos.
Es cuestión de voluntades, es trabajo.
Es cuestión de escucha y de carne, porque también existe la carne y hay que estar dispuestas a escuchar y dar la carne, arriesgar el pellejo.
Miedo es estar sola.
Estar juntas es ser valientes.
Porque ser nosotras requiere de todo: inteligencia, esfuerzo, cariño y memoria.

Luisa Pardo Urías – Yanhuitlán – Mayo 2017

7 mono, película actuada por niñas y niños del taller de teatro de Yanhuitlán.

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-39-29-a-m

Cuentan que hubo una época en la que en las tierras del hoy municipio Santo Domingo Yanhuitlán, en la región mixteca oaxaqueña, habitaban muchas más personas de las que hoy habitan y que hablaban un idioma muy diferente al español, que es lo que hoy se habla. Y cuentan que antes esa misma tierra era gobernada con otro sistema de gobierno muy diferente y lo mismo cuentan de cómo las personas escribían, se casaban y de cómo era su religión.

Cuentan que Yanhuitlán se decía Yodoquehi (Yodogee) o Yodzo cahi, que significa Llano ancho o grande en la antigua lengua sa’a savi, que en náhuatl se dice mixteca.

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-35-21-a-m

Cuentan que ellos escribían en pieles de venado con colores vegetales o de tierras multicolores y que su escritura no era con alfabeto como la nuestra, sino con símbolos que se cantaban. En esos escritos, que hoy llamamos códices, viene la historia de las familias de gobernantes, los iyas, de sus hazañas, sus ceremonias. Pero hoy esos códices son medio secretos, porque nadie sabe a ciencia cierta qué significan. Dicen que las personas se llamaban como el día en que habían nacido, por ejemplo, 2 caña, 3 movimiento o 7 mono.

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-37-13-a-m

La región mixteca fue sometida por los mexicas, que fueron los que la llamaron mixteca en idioma náhuatl. Porque los mixtecos se llaman a sí mismos los Ñuu Savi. Los Ñuu Savi resistieron, pero finalmente fueron vencidos por los mexicas. Aunque los gobernantes eran los mismos, tenían que pagar tributo y mandar, hasta lo que hoy es la Ciudad de México (antes Tenochtitlán), pieles, semillas, plumas, esclavos y un sin fin de productos de la región.

Tiempo después, el imperio mexica fue invadido y sometido por los españoles.

Al principio los señores Ñuu Savi se pusieron contentos, pues había sido vencido su principal enemigo, pero pronto se dieron cuenta que los españoles eran más crueles y poderosos que los mexicas.

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-42-30-a-m

Los españoles recorrieron e invadieron la región mixteca, había oro y había muchas personas que evangelizar, o sea, a quienes enseñar e imponer la religión católica. Se repartieron la tierra en lo que se llamaba encomienda, que quiere decir que los antiguos señoríos fueron encargados a un español que tenía que recibir los tributos y gobernar. En muchos casos aprovecharon a los antiguos gobernantes Ñuu Savi, para que fueran ellos los que mantuvieran a la gente tranquila y diera los tributos necesarios. A estos gobernantes les llamaban iyas, pero luego se les llamó caciques. Ellos heredaban el poder y todas las tierras y esclavos de sus ancestros. Pero a ellos también les impusieron la religión católica, cosa que para muchos no fue fácil aceptar: a escondidas practicaban su anterior religión, para tener buena cosecha, lluvias, para los nacimientos, los casamientos. En su religión había más de un dios, y se hacían sacrificios humanos y de otros animales, cosas que fueron llamadas “del demonio” por los españoles.

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-45-07-a-m

Cuentan que así pasó en lo que hoy es Yanhuitlán y, según cuentan, hubo caciques indígenas hasta mediados del s’XIX. Un día, en el códice Yanhuitlán (del cual son las imágenes de esta entrada) algunos investigadores encontraron un personaje: 7 mono, un posible iya de Yanhuitlán que fue juzgado por la inquisición. Nosotros, en el taller de actuación de la comunidad, nos dimos a la tarea de imaginar la historia de 7 mono y organizarla en una película. Es una película muda que será sonorizada por los niños y las niñas en vivo cuando la presentemos el próximo 13 de noviembre en Yanhuitlán y el 17 y 19 en la Ciudad de México.

Las fiestas

Como parte de las actividades de las fiestas del pueblo, el proyecto Yivi hará presentaciones en Santo Domingo Yanhuitlán:

IMG_1070

Del 26 de mayo al 15 de julio, dentro de la exposición “Nuestra visión del cambio”,  en el Museo Comunitario, presentamos el trabajo de los alumnos del taller de pintura coordinado por Pedro Pizarro. Y, mañana 26 de mayo a las 17 hrs, igual en el Museo Comunitario, tendremos función del taller de actuación coordinado por Luisa Pardo.

P1030094

El programa de actuación:

  • Estreno “Noti Yanhui de la noche” video y teatro con los niños y niñas de Yanhuitlán
  • Estreno Los Opuestos cortometraje con niños y niñas de Cieneguilla
  • Cagua Tiempu / La Cueva del Tiempo cortometraje con niños y niñas de Nochixtlán 

 

La escuela que regresa / nuevo espacio Yivi

Ahora el Proyecto Yivi se implica en dos diferentes comunidades, una de ellas es C.

C pertenece al municipio de Y, es una pequeñísima comunidad de casas dispersas y con una escuela casi a orilla de carretera, inaugurada en 1960 por López Mateos. Es una escuela primaria de tres salones, con una muy buena cancha y buenos árboles. Me la imaginé en sus inicios, llena de niños y niñas mixtecas. Estuvo cerrada del año 2008 hasta el año 2014 por falta de alumnos. De entrada me sorprendió que una escuela inaugurada en 1960 con tres amplios salones se quedara sin niños en el 2008, bueno, en realidad sí los había, pocos, pero había. Y pensé en el intensísimo fenómeno migratorio de la región Mixteca Oaxaqueña que ha dejado a sus comunidades, sus rancherías, al filo del abandono. Esos niños a los que les cerraron la escuela de inicio eran 9, entre los 9 abarcaban los 6 grados de primaria, pero no era suficiente para que la SEP le pagara a un maestro o maestra y se mantuviera abierta la escuela. Entonces esos niños y niñas tenían que caminar a la cabecera municipal, Y, para ir a estudiar, entre semana se quedaban en el albergue, donde dormían en literas.

P1010702.JPG

Niños, niñas y jóvenes de otras comunidades que quieren estudiar se quedan ahí también. Les dan desayuno, comida y cena. Quienes se quedan en el albergue tienen que levantarse a las 5 de la mañana para barrer, limpiar los baños, hacer sus camas, ayudar a hacer el desayuno, bañarse, desayunar y alistarse para caminar tres cuadras a la escuela. Entre semana quienes se quedan en el albergue no ven a sus papás ni a su familia, hay niños y niñas desde los 5 años hasta los 19. Cuentan que muchas veces les dan soya sin guisar y no les gusta tanto.

Así la pasaban los 9 de C. Un día la maestra Catalina, que nació en C, estudió en la normal rural de T y viajó por todo el estado de escuela en escuela dando clases, decidió regresar a C y hacer las diligencias para reabrir la escuela. Tardó, pero lo logró. La escuela funciona: un salón para 11 niños y niñas de primaria y un salón para 4 niños y niñas de preescolar. El tercer salón sirve de bodega para la comunidad.

En ese salón de primaria es donde estamos tallereando Yivi todos los jueves: pintura y teatro. Les da siempre mucha alegría vernos, una alegría desbordada, linda, es algo que nunca había vivido con esa intensidad y a mí también me da mucha alegría.  En este momento estamos trabajando sobre los opuestos, hacemos ejercicios físicos, dibujos, textos, pinturas, escenas en pareja o dividiendo el grupo en dos. Cada sesión vamos complejizando la oposición, estamos buscando el drama.

P1010665

En la última improvización de opuestos que inventaron, veíamos a Hania, la más chica del grupo, interpretando a un borrego comiéndose a todos sus compañeros que “le hacían” de zacate. Fue muy fina la propuesta, desde cómo se acomodaron en el espacio hasta el tiempo que le dieron a la situación para desarrollarse.

Nos invitaron a la fiesta del pueblo y nos dimos cuenta de que, además del nivel de teatralidad que contienen las fiestas oaxaqueñas de las que habrá mucho que aprender; la escuela no es sólo la escuela, sino el espacio para celebrar el encuentro de la comunidad. Es el espacio para hacer las fiestas, las asambleas, la entrega de “apoyos gubernamentales” y sobre todo, es el espacio donde los niños y las niñas se encuentran de lunes a viernes porque sus casas están lejos unas de otras y por la tarde trabajan en la casa, en la siembra o cuidan a los animales  y no les queda tiempo para lo demás.

Mira el video de la escuela en-fiestada

P1010719