Flotando a miles de kilómetros

Siempre me preguntan por qué llegué hasta aquí, por qué empecé este trabajo. Cada vez me es más difícil contestar, porque tiene relación con el instinto, con algo profundo y antiguo. Es una voluntad de encontrar algo que no encontraba en otro lado, tampoco podría nombrar qué es. Estoy lejos de mis otras casas, de mis antiguos hogares, de mi familia, de mis amigos, pero no cambiaría estas montañas ni este aire ni este proyecto por nada más, por lo menos ahora no.

El proyecto Yivi ha crecido. Seguimos trabajando con niñas y niños, en escena y con video, pintando con acuarelas, crayolas, al fresco, al temple. Observamos el entorno, lo codificamos, lo expresamos. Trabajamos con relatos, con historias del pueblo que encontramos y oímos, que nos inventamos, que conocemos, que reconstruimos. Yo trabajo mucho con las contradicciones,  y con deshacerme de algunas ideas, romanticismos, que me estorban -si me logro dar cuenta.

xime

También trabajamos con tierra, en la tierra y con manzanas, hortalizas y un poco de maíz -asimilando esa especie de miedo a que no llueva, ese respeto por los días de sol, de viento, de lluvia, de granizo, de heladas; todos esos días son necesarios; estamos aprendiendo del tiempo árido y cómo cuidarnos de la falta de agua.

Hay niñas y niños muy constantes, que han formado un verdadero equipo creativo, que toman decisiones y se arriesgan a inventar historias, estructurar guiones, poner en escena y actuar.

Ahora vemos llover mucho, pero hemos tenido también muchos días de sol quemante, intenso. Vemos también -y con cierta incertidumbre- el devenir político del pueblo, del estado de Oaxaca y del país. Ahora parece que estamos en una jungla peligrosa. ¿Será que estas niñas y niños practicarán el trabajo en equipo, la duda investigadora, el impulso creador – generador de proyectos, en los ámbitos sociales y políticos cuando sean adultas y adultos?

¿Qué sigue?

De entrada el proyecto Yivi está colaborando con el Geoparque Mixteca Alta, un proyecto del Instituto de Geografía de la UNAM, que involucra 9 municipios de la Mixteca, incluyendo Yanhuitlán. La idea es desarrollar talleres de teatro-video y pintura para niñas y niños con comunidades de esos 9 municipios para relacionarnos, a través del arte, con los temas del Geoparque.

 

Y también, en nuestro trabajo con niñas y niños en Yanhuitlán, queremos crear una pieza que devele ese vínculo entre las constantes fiestas patronales -que mantienen unido al pueblo, que mantienen viva la idea de comunidad, de alegría, de compartir- con la producción de basura, sobre todo con el consumo del unicel. Los desechables, por un lado una forma de liberar a las mujeres -sobre todo a las mujeres- de la labor de lavar los miles de trastes de una fiesta; los desechables, una palabra tan de hoy que termina flotando en el mar a miles de kilómetros de la fiesta del pueblo.

Una de las cosas que sí puedo nombrar, por la que estoy aquí, es…

 

Anuncios

Un comentario en “Flotando a miles de kilómetros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s