Estar juntas es ser valientes.

Quiero hablar de comunidad.

Quiero hablar de mi mundo, de nuestro mundo.

El mundo que es de cada una de nosotras.
El mundo que compartimos.
El mundo que se mira de una perspectiva y el mundo que se mira de perspectivas compartidas.
El mundo común, el mundo individual, el mundo público, el mundo privado.
Generalmente hablo por nosotras, pero yo soy una. Una nada más, aunque siempre quiero compartir, quiero compartir siendo muy incapaz de tocar, de abrazar, de hacer cariños.
Miro desde mi punto de vista y soy empática a la vez, o soy conmovible, o soy compasiva.
¿Mirar desde arriba, desde abajo, del frente o desde atrás hace una diferencia?
¿Cuál posición es más válida para mirar?
¿Quién valida cuál posición es más válida para mirar?
Mirar al mundo. Mirarles a ustedes, mirarnos a nosotras, a nosotros.
A mí me gusta mirar.
Y también tengo miedo de que me miren.
Le temo al mundo, le temo al mundo cuando estoy sola.
Cuando soy yo y ellas y ellos.
Le temo al mundo.
El mundo que no soy yo, el mundo que no somos nosotras, el nosotras que no existimos.
Porque no hay nadie más alejado de un nosotras que yo.
Me gusta mucho compartir formas que me imagino que sirven para crear un nosotras, un nosotros. ¿Y yo?¿Soy parte también?¿Quién soy yo desde esta propuesta?¿Soy parte del nosotras que estamos creando desde las formas que me imaginé para hacerlo?¿O sigo siendo yo que comparte formas que se imagina para crear un nosotras…?¿Soy parte del pueblo donde vivo desde hace dos años?¿Que me digan güera, maestra, profa o licenciada me hace parte o hasta que me llamen por mi nombre?
Mi corazón es parte de mi cuerpo.
Yo no entiendo a mi corazón, lo escucho de vez en cuando.
Mis pulmones y mis riñones son parte de mi cuerpo.
Mi cuerpo es parte de mí.
Mi cerebro, mis nervios, mis uñas, mis pies,
son parte de mí, por eso los llamo míos.
O, yo soy parte de ese cuerpo. ¿Qué llegó antes, el cuerpo o yo?
¿Importa qué parte del todo llegó antes?¿La cronología nos legitima?
¿Yo, que vivo en el pueblo donde vivo soy menos del pueblo porque llegué después?
¿Qué me hace ser de donde soy?¿El tiempo?
¿De dónde soy?¿Soy de alguna parte?
Hoy quiero decir que lucho por un nosotras. Lucho. Algunas, algunos luchamos.
Es cuestión de voluntades, es trabajo.
Es cuestión de escucha y de carne, porque también existe la carne y hay que estar dispuestas a escuchar y dar la carne, arriesgar el pellejo.
Miedo es estar sola.
Estar juntas es ser valientes.
Porque ser nosotras requiere de todo: inteligencia, esfuerzo, cariño y memoria.

Luisa Pardo Urías – Yanhuitlán – Mayo 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s