Intensivo de verano / Bitácora Luisa Pardo

No sé con qué palabras pudiera explicar lo que pasa en Yivi cuando pasa. Tiene que ver con el encuentro de personas y personitas de mundos diferentes en una dimensión generadora. No sé si de otra forma esas personas y esas personitas pudiéramos encontrarnos y crear algo juntos. Por eso me emociona. Porque en Yivi estamos aprendiendo a crear juntos. Desde preparar las rutas de los talleres impartidos de forma multidisciplinaria y colectiva, evitar los panfletos y convertir nuestras ideas en prácticas adaptables; hasta sortear las realidades, tomarlas de vuelito: la vivienda, la comida, las historias de cada niño y cada niña, las relaciones entre ellos, nuestras metodologías (en constante construcción, afirmación, negación). Yivi es un campo de experimentación, para todos los involucrados y eso también me emociona -¿cómo producimos, cómo obtenemos fondos, cómo nos organizamos, cómo vivimos, cómo viajamos, cómo nos relacionamos con el entorno, cómo convertimos nuestras estructuras de creación profesional en pedagogías artísticas?-.

Pedro Pizarro y Gabino Rodríguez en acción.
Pedro Pizarro y Gabino Rodríguez en acción.

Este verano tuvimos un intensivo de 15 días.

Rentamos una casita barata en un pueblo cercano a Nochixtlán donde cupiéramos todos y pudiéramos descansar, planear, convivir hogareñamente.

El grupo de niños creció, llegaron nuevas caras y las relaciones se intensificaron, gracias a eso logramos concretar varios proyectos (hasta los emocionales).

Los talleres fueron menos de lo que teníamos planeado de inicio, pero todo salió bien.

Empezamos Gabino, Alejandra, Pedro y Luisa. El grupo era enorme y fuimos tanteando terreno. Pronto nos dio por convencernos en arriesgar más en el arte teatral, dejar menos tiempo a “los calentamientos gestuales y de coordinación” y explorar más a fondo sobre contrastes y conflicto. Hacer escenas, usar vestuarios y utilería. Todo en trabajo en equipos. Acá nos encontramos con algunas dificultades, a veces no había suficientes monitores para guiar-acompañar a los equipos en la creación y al momento de las presentaciones era notorio que los resultados también dependían de eso. Las diferencias de edades: a pesar que la convocatoria explicaba un mínimo de edad de 6-7 años, llegaron varios niños y niñas menores, a quienes no queríamos regresar a sus casas, por lo que tuvimos que hacer un grupo de pequeños y siempre uno de nosotros tuvo que estar ahí (menos cuando lo hacía Isabel, del Cenformix). Otra dificultad para lo escénico empieza a manifestarse en el espacio: el espacio cerrado con el que contamos es pequeño para ensayar y presentar las piezas, entonces trabajamos en el exterior, el problema generalmente es el sol. Toztli propuso parar un gran cartón abajo de nuestro árbol estrella, el más grande del lugar, que corona el centro de trabajo con su sombra. Así lo hicimos y nos sirvió de escenario un tiempo, pero, a pesar de que estaba colgado-amarrado, el siguiente problema fue el viento, nos arrancaba el escenario tiro por viaje. Así fue que compramos unas pacas de maíz y las usamos para marcar el escenario, y hacer una especie de muro que nos sirviera para entradas y salidas de los actores. La siguiente dificultad era el tiempo, siempre se nos iba volando y gran parte del plan no se pudo hacer.

Escenario de cartón y muestra de trabajo con máscara.
Escenario de cartón y muestra de trabajo con máscara, Toztli Abril.
Escenario de pacas.
Escenario de pacas.

En lo escénico pusimos énfasis en gestos, emociones y “el personaje”, sus contrastes, para que los niños fueran explorando diferentes formas de expresión. El vestuario y la utilería ayudan mucho a quitar la vergüenza y a que los niños se apropien de situaciones escénicas.

Representación del naufragio, unas mezcla del barco que se hunde, Titanic, y El señor de las moscas.
Representación del naufragio, unas mezcla del barco que se hunde, Titanic, y El señor de las moscas.

En escritura Alejandra puso un ejercicio bastante fértil donde las niñas y los niños tenían que escribir una carta para algún niño de otro país. Contar cómo es donde viven, qué comen, qué hacen en sus tiempos libres, etc. De una manera inexplicable, las cartas tuvieron respuesta tres días después y los niños tuvieron que hacer el ejercicio de escribir ahora con pautas más precisas dadas por las preguntas de las cartas respuesta y por el tema que desarrolló su interlocutor.

En pintura y tierra Pedro empezó trabajando con los colores primarios y cómo se mezclan, hizo un diagramita base que se fue transformando según las mezclas y también hizo énfasis en los contrastes, en los contrarios. El primer ejercicio que hizo con los niños tuvo relación directa con nuestro trabajo en teatro: los contrastes, autorretratos contrastados, desde el color hasta el gesto. Después se trabajó con cal, pintura al fresco, pintura al temple y tierras de la mixteca como pigmentos. Hicieron paisajes, caras, casitas de barro y un experimento de recolección de tierras para después asentarlas y ver qué tanto de arena y arcilla tienen, qué se usa como pigmento…

Pinturas al temple. Los niños escogieron hacer puros paisajes naturales, ninguno quiso hacer paisaje urbano.
Pinturas al temple. Los niños escogieron hacer puros paisajes naturales, ninguno quiso hacer paisaje urbano.
Experimento de tierras.
Experimento de tierras.

Cuando llegó Toztli, llegó cargada con máscaras e ideas de cómo animar objetos para la escena. Se trabajó con máscaras de tortugas y avispas (otros contrastes, en velocidad y movimiento) También hizo una presentación de cómo usar la máscaras, hablando de la frontalidad y buscando las corporalidades según las máscaras. Finalmente expuso algunos antecedentes del uso de la máscara, diversos contextos de usos y formas. Los niños y niñas terminaron haciendo su máscara propia o pintando las que trajo Toztli.

Máscaras.
Máscaras.

Carlos Gamboa se une al equipo, no sólo apoyando en la organización del último evento Yivi para recaudar fondos, sino que también para impartir el taller de animación al lado de Alejandra Moffat y en colaboración con el Centro Cultural de España. Para este taller hicimos una convocatoria dentro del taller Yivi: los más grandes, los más experimentados de Yivi y conformamos un grupo de 12 niños y niñas, más algunos monitores jóvenes y como talleristas de apoyo Gabino, Pedro y Luisa. Fue interesante y alentador entender que a veces el avance en un grupo muy grande y tan diverso es difícil de identificar, pero en el momento en que el grupo disminuyó, se concentró para las sesiones de animación y medios, logramos notar el trabajo previo en Yivi y que el proceso de trabajo fuera más claro, ordenado y finalizara con un bonito trabajo de corto.

Alejandra Moffat y Carlos Gamboa en el taller Anímate
Alejandra Moffat y Carlos Gamboa en el taller Anímate

Se hizo análisis de medios, se hicieron ejercicios de creación de comerciales de productos chatarra, de documental, noticiero y ficción. También se hicieron ejercicios de pixilación. Vieron algunos videos de animación, se habló de mitos mixtecos y se votó por el que quisiera el grupo como historia para hacer su pequeño corto, también se votó por el estilo que se quería usar: con dibujos o con actores. Se unió al grupo de talleristas, por dos días, la querida Alejandra España, que ayudó en animación, pero también pintando máscaras con el grupo de los pequeños.

Naturalmente el grupo se dividió en tres: el de animación, el que haría una obra de teatro y los pequeños. El trabajo más sencillo estaba en animación porque desde el inicio el grupo se entendió bien y el objetivo era muy emocionante; por alguna razón de configuración el de teatro no avanzaba, teníamos 6 adolescentes (precoces un par de ellas) en pleno conflicto hormonal y era difícil ponerse manos a la obra, y los pequeños terminaron dedicándose a iluminar, sembrar y ver videos.

Ensayo de Teatro.
Ensayo de Teatro.
Grabación del taller Anímate, zona arqueológica de Yucuita.
Grabación del taller Anímate, zona arqueológica de Yucuita.

Finalmente parte de las adolescentes abortaron la misión y teatro pudo avanzar. Cuando los de animación terminaron su rodaje, se unieron al grupo de teatro y terminamos haciendo la obra todos juntos, una obrita de 3 minutos y medio sobre la leyenda del flechador del sol, Yacoñooy, nacido en Apoala que termina venciendo al sol para fundar el reino de Tilantongo.

Finalizamos con una exposición a la que invitamos a los papás de los niños. Dimos dos funciones de la obra de teatro, proyectamos fotos, un video de pixilación hecho con los niños, las casitas de barro, las pinturas al temple, los autorretratos al fresco y las máscaras pintadas por los pequeños. Hicimos una pequeña ceremonia de despedida, agradeciendo al fuego por la vida que nos da, con una velitas guatemaltecas que nos regaló nuestro amigo Marco Canale. Los niños pensaban algo lindo y ofrendaban al fuego. Varios me comentaron cosas como, que mi papá deje de pelear, que mi papá deje de tomar… fue un momento lindo, todos en un círculo pensando en algo mejor para todos.

Yivi pastel.
Yivi pastel.
Ceremonia al fuego, agradecimiento y cierre.
Ceremonia al fuego, agradecimiento y cierre.

A la mitad del intensivo pasó algo inesperado e inmensamente triste y desconcertante: El asesinato de Rubén Espinosa y Nadia Vera al lado de tres mujeres más (Alejandra, Yesenia y Mile). Por tantas razones nos dio mucha tristeza, angustia y no pudimos ocultárselo a los niños: hicimos un círculo, los sentamos a todos y les contamos, hablamos también de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, hablamos de la muerte, de lo que implica para las personas cercanas a quien muere, de lo que implica para la sociedad… Hablamos de las improvisaciones que habíamos visto donde a los niños y niñas se les hacía muy fácil matar, usar armas, como si no hubiera consecuencias. Después Alejandra les puso un ejercicio de escritura sobre la muerte.

Yivi troka. Gracias a Yayo.
Yivi troka. Gracias a Yayo.

Como coordinadora de este proyecto, no puedo más que agradecer a toda la banda que se ha sumado con la mejor de las disposiciones con todo lo que implica donar, colaborar, tallerear, viajar y organizarse.

Anuncios

2 comentarios en “Intensivo de verano / Bitácora Luisa Pardo”

  1. Hola trabajo en una telesecundaria de una comunidad desafortunadamente está muy incomunicada. Por lo tanto los chicos no salen de su comunidad me gustaría llevarles un ejemplo de sus obras de teatro. Hay talento en esta comunidad. Cómo puedo obtener material de ustedes.
    Graciasb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s